Día Nacional del bailarín de tango

El 7 de febrero se conmemora en Argentina el Día del bailarín de tango en homenaje al “Cachafaz” el bailarín que falleció al final de una actuación en un local llamado Rancho Grande en Mar del Plata. Fue en 1942.

Ovidio José Bianquet “El cachafaz”, nació el 14 de febrero de 1885 en la esquina de Boedo e independencia, hoy barrio de Boedo. Su apodo significa bribón descarado, insolente, pícaro, holgazán. Desde muy chico llamo la atención por su destreza y movimientos corporales, físicamente no era agraciado, sin embargo, irradiaba simpatía y eso cautivaba a las mujeres y creaba empatía en los hombres.

En 1911 compitió en un concurso de tango con grandes figuras de la época como Elías Alippi, Juan Carlos herrera, Ambrosio Radrizzani y Enrique Muiño y obtuvo el primer premio. Ese mismo año viajó a los Estados Unidos y dos años más tarde a su regreso instalo una academia de baile. Participó en 14 películas entre ellas “Resaca” de 1916.

Su imagen quedo grabada en el film “Tango” estrenado en 1933 donde se lo puede ver junto a su compañera Carmencita Calderón.

Noelia Sorokin una de las bailarinas referentes de la provincia

Nació en Buenos Aires y a los 10 años se vino a vivir a San Luis. Sus comienzos fueron con la danza y el tap. Su mamá le transmitió su pasión por la danza y el arte. “En una participación en feria de ciencias en la escuela me encontré con una clase gratuita de tango y desde ahí empezó mi fascinación por este baile”, conto Noelia a Cultura.

De la mano de sus profesores Graciela Guerriera y Osvaldo Pérez, logró perfeccionar su técnica. Siente al tango como su lugar de pertenencia en el que se construye “la familia tanguera”. Agregó que en los viajes se arman lazos con mucha gente alrededor del mundo en el que se comparten abrazos y tandas de tango.

Como profesora ansía pronto volver a enseñar y a sus dinámicas grupales. “Aproveché este parate de cuarentena para seguir perfeccionando mis técnicas y volver luego con todo”, remarcó.
Exit mobile version